amor propio,

Nunca es tarde para empezar

11:20:00 Más Medidas 0 Comments





Nunca es tarde para empezar, si lo sé, una frase muy trillada, pero real, porque, qué hace una mujer de 37 años con sobre peso, con tres hijos, llena de reproches hacia sí misma, con un cuerpo que no le gusta, que no acepta, que todos los días lo ve con aire de tristeza.
 
 
¿Qué hace tomándose una foto y mostrando al mundo su imperfecto amor propio? 
 
Bueno, lo que empecé a hacer es a amarme, a valorarme, a entender que no soy sólo un cuerpo, que valgo, que soy importante, que tengo algo muy valioso que es vida, que tengo mucho amor para dar y que mis imperfecciones son buenas, porque me recuerdan los años ya vividos.
 
¿Qué propósito tienen para mí las sesiones de fotos en Más Medidas?

Sólo uno; vivir, demostrarme a mí lo bella que soy, demostrar que la belleza se lleva en el alma, en una mirada, en una sonrisa, sólo basta sentirlo así, creérselo y saber que hay muchas como tú, con esas ganas de decir que se aman así tal cual, sin importar que dirán. Es una experiencia más que placentera para mí, poder ver la cara de felicidad de las chicas, cuando pones una cámara frente a ellas se transforman, sacan su lado sensual, y demuestran que no importa ni la talla, ni la altura, ni su condición social, ni la edad, todas son hermosas.
 
 En cada sesión nos divertimos, nos apoyamos, no hay envidias, ni malas vibras, todo es armonía y risas, pero esta última sesión estilo clásico fue ver reflejado el trabajo que hemos venido haciendo, porque todas llegaron con mucha energía, guapísimas, y llenaron el lugar con su presencia, la gente nos veía y no paraban de tomarnos fotos, nos seguían, nos felicitaban, algunas chicas salieron con club de fans. Queriamos tomar las fotos grupales y cuando veíamos ya teníamos a diez personas o más tomando fotos, nos hicieron sentir más hermosas, las chicas se paseaban y se lucían. 

Vean el video de la sesión de Tijuana  #CurvasConEstiloClásico
 
Y entonces te das cuánta que todo va por buen camino, y me digo; "Sí Adriana, tomaste una de las mejores decisiones, el ser parte de este movimiento". Y doy gracias a Dios por haber puesto en mi camino a Dana y a Más Medidas, y por tener el valor de salir al mundo a decir que me amo con mis kilos de más y por formar parte de este maravilloso proyecto.