amor propio,

No me quedan las etiquetas...

16:00:00 Más Medidas 0 Comments

Hoy quisiera hablar sobre un tema que tal vez ya esté muy trillado, porque en muchos medios se ha hablado y se ha escrito, desde perspectivas diferentes, claro, pues hoy voy a hablar de las etiquetas, las mismas que hacen que una persona se sienta o muy bien, o muy mal, en escuelas les llaman bullying o violencia psicológica.

 

Y es que esto de las etiquetas está muy de moda, en todos lados, por ejemplo a mí me llamaron gorda las personas que piensan que están en lo correcto con su físico, las personas que por mucho tiempo se han flagelado y se han sentido inseguras; me llamaron gorda quienes no se gustan ellas mismas y les hace bien atacarme; me llamaron gorda mujeres que tienen estereotipos definidos, estereotipos que "llaman" la atención, las mujeres delgadas me llaman gorda porque para mis vestidos usan más tela y dicen que eso no está bien, ellas me llamaron gorda, las que caminan "relucientes" y "hermosas" sobre una pasarela.

Mucho tiempo esas etiquetas me afectaron, incluso llevaron a mi autoestima al piso, sin embargo, decidí ponerme yo una etiqueta, la de seguridad, la etiqueta de saber que lo que digan o no, no me define, yo no soy esa gorda que despreció mucha gente, porque cuando me veía al espejo yo me amaba y eso estaba bien, porque si algo aprendí también es que de entre tantas cosas que no me quedan, también están las etiquetas.

Lo que quiero decir es que tal vez las etiquetas positivas o negativas no son tan malas, somos nosotros quienes decidimos cuál colgarnos y cuál no, después de todo uno de mis lemas es "no hay palabra mal dicha, sólo mal interpretada", por eso interprétalo como mejor te convenga, cuélgate la etiqueta que vaya acorde contigo en cada día y en cada ocasión y píntate los labios de rojo con una bella sonrisa.

Sígueme en mis redes sociales @erendirasu IG y Twitter y cuando te pintes los labios entonces sí etiquétame. ¡Hasta pronto!