amor,

Curvas, carne, belleza y otras nimiedades...

11:30:00 Más Medidas 0 Comments



¡Hola!

¿Ya te pintaste los labios rojos?
No sé ustedes, pero yo, hoy viernes estoy muy feliz y es que iba por la calle en pijama a comprar cosas para cocinar, sí, esta mujercita cocina, y en la esquina de esta que es su casa hay un grupo de albañiles, y me gritaron "en esas curvas no pongo frenos", "cuánta carne y es vigilia", "pero que hice yo para no merecer eso", entre otras cosas, normalmente yo siempre ando enojándome por esas cosas, pero como que hoy fue el día de estos maestros de la cuchara postulados en mezcla, arena y varilla, entonces decidí voltear y decir "buen día señores", les dio tanta pena que a uno casi le cae un tabique encima.

 Pero no, yo no estoy feliz porque me hayan gritado toda esa letanía del argot albañilesco, estoy feliz porque hoy que me levanté me vi más bonita que ayer, porque hoy me veo con respeto, con amor, con dulzura, porque ya mucho tiempo me vi con desprecio, hoy he entendido que cada parte que tengo es perfecta, que estas curvas, esta carne y esta belleza no fuera posible sin que cada parte de mi cuerpo fuera tal como es.


Yo no llevo mucho tiempo sintiéndome bien conmigo misma, es más, ahora aún hay días en los que no me gusto, porque ante todo somos mujeres con mil revoluciones hormonales dentro de nosotras, con mil conflictos y batallas que a diario debemos enfrentar, pero eso no es motivo para flagelarnos y tratarnos mal a nosotras mismas.


Creo en el poder femenino como una revolución, y no soy ni feminista ni narcisista, soy una mujer capaz de ver las debilidades y las fortalezas en cada una; que piensa, siente y trabaja; que se ama y que todos los días, hasta los más tristes, busca una chispa para sobresalir; que es capaz de ver la belleza en ella y en las demás; capaz de apoyar levantándome un día sí, y el otro también; porque el hecho de ser una mujer con curvas, gorda, gordita, llenita, o como quieras llamarnos, no nos hace insensibles o inéptas para vivir, disfrutar y vernos bellas, porque a nosotras nos cuesta un poquito más de trabajo, debemos esforzarnos más, no para ser aceptadas, pero sí para encontrar lo que necesitamos, ropa, personas y trabajo, porque esta sociedad está tan pesada, pero para ese peso no hay dieta.

Píntate los labios rojos y léeme todos los viernes.

Sígueme en mis redes sociales: @erendirasu IG y Twitter. ¡Hasta pronto!