curvas,

No pierdas a la niña que llevas dentro

19:30:00 Más Medidas 0 Comments


Esta semana celebramos el 30 de Abril, me costo mucho trabajo hablar sobre la forma en “celebrar” a mi forma este dia. No soy mamá bueno mi perrihija tiene un gran lugar pero no tengo hijos con las cuales pueda celebrar esta fecha. Así que en esta entrada les hablaré sobre mi infancia y los factores que ayudaron a que sea la niñota del dia de hoy.


Siempre he sido muy grande de tamaño y de corazón, fui una niña muy feliz, tuve una infancia llena de juegos y en compañía de mis hermanos mayores. Mis padres siempre estuvieron al pendiente de nosotros y nos dieron mucho amor. Agradezco todo el cariño del que siempre estuve rodeada porque hoy en dia me considero una mujer muy amorosa en todos los sentidos de mi vida.

Hoy en día, valoro la familia que tuve porque no importa si las cosas fueron malas ó buenas, la cantidad de veces que reímos ó que lloramos, no cabe duda que ellos siempre están en mi corazón y me acompañan en mis decisiones de vida. Mis hermanos son dos personas que tal vez no nos hubieramos hablado fuera del lazo familiar (es broma) pero que son grandes modelos a seguir en mi vida, además de inteligentes son super emocionales por lo tanto muchas de las cosas y mi forma de ser está super ligada a lo que ellos son. Cuando éramos niños, jugamos, nos peleamos, me hicieron llorar miles de veces, no cambio lo que pase con ellos. Aunque algunas circunstancias normales de la vida nos han separado en distancia, por medio de las redes sociales incluso por teléfono seguimos siendo los hermanos que siempre nos preocupamos y estamos el uno para el otro.

Yo siempre les recomiendo a todas mis amigas que tienen hijos que jueguen con ellos, que los abracen y que les tomen muchas fotos (mi mamá tienen cajas llenas de fotos de toda nuestra infancia y es un super detalle que cuando me pongo a revisarlas me acuerdo de grandes cosas) el tiempo pasa volando y si no nos detenemos a disfrutar de las pequeñas cosas de la vida, siempre tendremos un sentimiento de vacío al recordar nuestra infancia. Nunca perdamos a los niños que llevamos dentro, de vez en cuando es muy bueno reir, jugar y olvidarse de las presiones de la vida.

¡Les deseo un feliz dia del niño y les presumo algunas fotos de mi bella infancia!